jueves, 13 de febrero de 2014

Generación X, la generación de derecha que calló.

Aunque encasillar por fechas las generaciones parece ser muy caprichoso no cabe duda -que todos los que en 2014 tenemos entre 28 y 45 años- pertenecemos a la denominada Generación X.  Se dice de esta generación que ha vivido todo: desde la TV en blanco y negro, a las pantallas inteligentes, jugamos chibola, escondelero, capirucho, trompo, vivimos la guerra y vimos la firma de la paz, conocimos el Atari, Nintendo, Wii, Sega y otras recreativas de la época hasta las XBOX y Playstation, vimos acontecimientos relevantes como la caída del muro de Berlín, la primera guerra del Golfo, hasta el paso del cometa Halley, y más.

Sin embargo, en El Salvador por alguna razón la Generación X de (derecha)  que comulga con principios conservadores, (amantes de la patria, la justicia social, el emprededurismo, la equidad, el progreso, la libre empresa, los valores familiares, la paz, las libertades individuales, etc.) y mal llamada derecha, nos convertimos en una generación política amedrentada, ahuevada y hasta asustada.

Debemos reconocer que toda una generación de derecha callamos y fuimos cómplices silenciosos de grandes abusos de pasados gobiernos de la supuesta "derecha". Y digo supuesta porque los que abrazamos estos principios de (derecha), que hechamos penca día a día y nos esforzamos trabajando, que ayudamos a brindar oportunidades de empleo, que nunca hemos ni queremos comer del estado, y que además sabemos que con una izquierda sensata podemos construir país, NUNCA, NUNCA, NUNCA hemos estado de acuerdo con el mercantilismo, con los abusos del estado y menos con la corrupción, vicios que tienen mas que ver con desviaciones personales de valores que con ideologías de izquierdas o derechas. Sin embargo a esta Generación X de (derecha) nos pesa el habernos mantenido al margen de lo que sucedía, ser endeble,  lábil y floja. Somos deudores a este país.

Pero eso no quiere decir -ni en asomo- que la izquierda oficialista actual (provocadora y colapsada) sea  la gran redentora. Es necesario, entonces, que los que somos de esa derecha que busca libertad, mejores oportunidades para todos, armonía, trabajo, paz y justicia social NO CALLEMOS MAS, pronunciémonos, salgamos a votar pero esta vez sin emitir cheques en blanco. 

Después del 9 de marzo -gane quien gane- seamos respetuosos vigilantes de la democracia, para que NADIE vuelva a repetir los abusos en los 25 años y más de gobiernos no auditados y fuera de control. Generación X  hemos visto todo, no muramos sin ver que nuestro país pueda vivir realmente en paz, progreso y libertad.

martes, 11 de febrero de 2014

Y bueno ni el Profesor es el león, ni el Doctor es la serpiente.

Hace solo unos días en mi cuenta de twitter sostuve un breve conversatorio con una persona que insistía en que ir a votar el 9 de marzo era el equivalente a decidir: "si moría atacado por un león o mordido por una serpiente", el argumento es  por demás creativo y apela a la tesis que ninguno de los dos candidatos es bueno, y menos resolverá los grandes problemas del país. -yo le hice una acotación a su análisis- y colocando el mismo ejemplo, le mencioné que era mejor elegir ser picado por una serpiente ya que ante el hipotético caso existe la posibilidad de encontrar un antídoto (una esperanza), es decir. En esta ilustración el decidir no elegir, nos quita la posibilidad de vivir. Y bueno ni el Profesor es el león, ni el Doctor es la serpiente, pero valga la anécdota para montar un argumento, con respeto, para aquellos que se abstuvieron de votar en la pasada elección, y motivarlos a asistir a las urnas este próximo 9 de Marzo. 

Creo que el principal argumento y motivación de muchos  (abstencionistas)  es que ven la elección como el equivalente entre elegir: morir de un modo ó morir de otro. -qué?, si al final moriré -dicen-. Pero esto -creo yo- es una falta de precisión. Una elección no es el fin del juego democrático o el fin de algo. Una elección puede ser un punto de partida. 

La elección del 9 de marzo no mata a nadie y no hay finales de nada, pero si puede ser el inicio de una agonía constante o el comienzo de un futuro mejor. Y justamente por eso debo ir a las urnas, se trata de decidir de una vez y por todas involucrarme en el juego no importando quien gane. 

El propósito de la generación de (abstencionistas) debería ser: ir a jugar en democracia y elegir. Luego involucrémonos y trabajemos día a día cada quien desde su campo de acción, para que en la próxima elección no tengamos que pensar que elegimos entre muerte vrs. muerte sino entre vida vrs. vida, y podamos así heredar a otros un mejor país. Debemos ir a las urnas y legitimar con muchos votos al candidato que mas se apegue con nuestras convicciones y principios de libertad, de justicia, de armonía social. En el mejor de los casos el que me da (una esperanza, el que pueda representar un antídoto),  porque como la anécdota del amigo: Decidir no elegir, nos quita la posibilidad de vivir.

viernes, 7 de febrero de 2014

Soy Millennials por eso no Voto.


En el ejercicio democrático no se debe, en nombre de la libertad, jugar a ser "rebelde sin causa" por el contrario se debe ejercer y tomar el control de esa libertad. "Mi libertad"debe estar auto restringida solamente cuando la misma afecta a terceros, la verdadera libertad entonces está en elegir a aquel candidato que mejor pueda representar mis principios, mis valores, con progreso, con justicia, honestidad, y lo haga de la mejor forma. Mi libertad debe ser, elegir y exigir a mis gobernantes que cumplan y que ya no mientan mas. ¿Entonces por qué no voto?

Naciste entre 1984 y 1996, sabes que esa generación comienza a ser conocida como la de los Millennials, ha crecido inmersa en la era digital, además se ha visto reflejada en modelos sociales nuevos. Los Millennials, son también conocidos como los menores de 30 años (aproximadamente), sus edades van entre 11 y 29 años y se les dan características generales como, ser los nuevos revolucionarios, ser transgresores, no quieren seguir patrones establecidos, quieren romper las reglas y los valores que sus mismos padres adoptaron, y aunque estas son definiciones muy generales que no pueden encasillar a cada persona de esta edad, lo cierto es que para los expertos los talantes generales concuerdan en está definición.

En El Salvador precisamente muchos Millennials fueron los que anularon su voto en las pasadas elecciones de formas "creativas" y/u obscenas, además son el principal grupo que no fue a votar (mas de medio millón según el padrón). Pero ellos creen tener "buenas razones"Ningún candidato sirve, todos roban, me vale, me da igual quien gana, ellos no me dan de comer, etc. Incluso utilizan la red social para promover su "rebeldía". Existen cientos de páginas en facebook por ejemplo con nombres como: Vota nulo, Yo no voto, Elijo no elegir, etc. Sin embargo cuando buscas, en ellos, los verdaderos argumentos te das cuenta que la mayoría no los tiene claros ni los puede defender con solidez, y aunque loable parece ser su "libertad e independencia", la realidad es que hay una desconexión de esta generación con su historia, los Millennials podrían ser los nuevos"Rebeldes SIN Causa" algo así como: "me opongo porque tengo la libertad de oponerme","no voto porque es mi libertad no ir a votar". Sin embargo esa supuesta libertad es la cadena que los esclaviza. Si esta generación decide no romper esta cadena será condenada a cometer los mismos errores que cometimos sus padres.

Elegir No votar no es cumplir con mi libertad. NO VOTAR es ser un Rebelde pero sinninguna causa por la que pelear, sin ideales que perseguir. "Es que todos roban" es un argumento tan débil de defender como absurdo, y claro que han robado, corrompido y abusado en el pasado, y esto ha sido en gran medida por que MI generación los dejó robar, YO elegí no hacer nada a tiempo y me arrepiento.

No comentan el mismo error Millennials, la papeleta los espera el 9 de marzo, la historia les vigila, el futuro les aguarda.