jueves, 13 de febrero de 2014

Generación X, la generación de derecha que calló.

Aunque encasillar por fechas las generaciones parece ser muy caprichoso no cabe duda -que todos los que en 2014 tenemos entre 28 y 45 años- pertenecemos a la denominada Generación X.  Se dice de esta generación que ha vivido todo: desde la TV en blanco y negro, a las pantallas inteligentes, jugamos chibola, escondelero, capirucho, trompo, vivimos la guerra y vimos la firma de la paz, conocimos el Atari, Nintendo, Wii, Sega y otras recreativas de la época hasta las XBOX y Playstation, vimos acontecimientos relevantes como la caída del muro de Berlín, la primera guerra del Golfo, hasta el paso del cometa Halley, y más.

Sin embargo, en El Salvador por alguna razón la Generación X de (derecha)  que comulga con principios conservadores, (amantes de la patria, la justicia social, el emprededurismo, la equidad, el progreso, la libre empresa, los valores familiares, la paz, las libertades individuales, etc.) y mal llamada derecha, nos convertimos en una generación política amedrentada, ahuevada y hasta asustada.

Debemos reconocer que toda una generación de derecha callamos y fuimos cómplices silenciosos de grandes abusos de pasados gobiernos de la supuesta "derecha". Y digo supuesta porque los que abrazamos estos principios de (derecha), que hechamos penca día a día y nos esforzamos trabajando, que ayudamos a brindar oportunidades de empleo, que nunca hemos ni queremos comer del estado, y que además sabemos que con una izquierda sensata podemos construir país, NUNCA, NUNCA, NUNCA hemos estado de acuerdo con el mercantilismo, con los abusos del estado y menos con la corrupción, vicios que tienen mas que ver con desviaciones personales de valores que con ideologías de izquierdas o derechas. Sin embargo a esta Generación X de (derecha) nos pesa el habernos mantenido al margen de lo que sucedía, ser endeble,  lábil y floja. Somos deudores a este país.

Pero eso no quiere decir -ni en asomo- que la izquierda oficialista actual (provocadora y colapsada) sea  la gran redentora. Es necesario, entonces, que los que somos de esa derecha que busca libertad, mejores oportunidades para todos, armonía, trabajo, paz y justicia social NO CALLEMOS MAS, pronunciémonos, salgamos a votar pero esta vez sin emitir cheques en blanco. 

Después del 9 de marzo -gane quien gane- seamos respetuosos vigilantes de la democracia, para que NADIE vuelva a repetir los abusos en los 25 años y más de gobiernos no auditados y fuera de control. Generación X  hemos visto todo, no muramos sin ver que nuestro país pueda vivir realmente en paz, progreso y libertad.